“PRESENTE” DIJERON LOS ESTUDIANTES DE 4° MEDIO EN LA INOLVIDABLE CELEBRACIÓN DE SU ÚLTIMA LISTA

“Presente” dijeron, uno a uno y llenos de emoción, los estudiantes de 4° medio, al escuchar su nombre en la lista del curso como parte de la inolvidable celebración en la que todo el Osorno College los despide y homenajea en su último día de clases: “La Última Lista”.

Fue una mañana llena de emociones, muchas risas, recuerdos, satisfacciones y nostalgia que embargaron no sólo a los 41 alumnos que este año se licencian, sino también a las educadoras de párvulos -muchas de las cuales los recibieron a los 2 o 3 años- profesores, asistentes de la educación, auxiliares y funcionarios: para todos quienes forman parte de nuestra comunidad y que luego de verlos crecer, una vez más, deben despedir a una inolvidable generación de estudiantes.

La jornada comenzó en la sala del 4° medio A, donde se reunieron todos los alumnos del nivel y, entre risas y música, intercambiaron mensajes y recuerdos de colores en sus poleras del uniforme. Posteriormente, se trasladaron a la biblioteca, donde Jaime Agüero les dedicó una hermosa despedida y les regaló un video con antiguas y actuales fotografías que resumieron parte de la historia de esta generación desde que eran muy pequeños en el OC.

De la mano y guiados por sus profesoras jefe, Norma Martínez y Ana María Mancilla, caminaron hasta el pabellón del Ciclo Inicial, donde todos los alumnos, educadoras y asistentes los esperaban para dedicarles palabras de cariño y los mejores deseos para el futuro, compartir canciones, bailes y golosinas.

En el pabellón de básica, el primer y segundo ciclo también los recibió entre aplausos y canciones, abrazos y varias lágrimas por tanta emoción contenida. Regalaron a cada estudiante de 4° medio una medalla, elaborada con madera para que se mantenga firme y hermosa a través de los años, tal como se mantendrá el cariño que expresaron los profesores y alumnos a los futuros egresados.

En la oportunidad, la profesora Karime Zaror -con una trayectoria de más de 35 años en el OC- dedicó sentidas palabras a los estudiantes, muchos de los cuales fueron sus alumnos, deseándoles la mayor felicidad y plenitud en el futuro pues de eso de trata el éxito: de ser personas bondadosas que aman lo que hacen y hacen realidad sus sueños, respetando y ayudando a los demás donde quiera que vayan.

El profesor Marcelo Álvarez también les deseó mucha felicidad y recordó las clases de música, a las que muchos llegaron siendo niños pequeños, cuando creían que no tenían dedos para el piano, pero descubrieron que no sólo tenían ese talento, sino también para la guitarra, batería, violín y tanto más. Presentó entonces a una banda compuesta por alumnos de segundo ciclo, quienes alegraron la mañana con una excelente selección de rock latino.

Pero las emociones estaban recién empezando. Los integrantes del Centro de Alumnos -que junto a su profesor asesor Luis Foitzick organizaron y prepararon cada detalle de esta Última Lista- los acompañaron hasta el patio de juegos, donde cada estudiante recibió un globo banco, en el que escribieron sus deseos y, juntos, los lanzaron al cielo para que vuelen alto, tan alto y tan lejos como llegarán estos jóvenes si es que así se lo proponen.

En el pabellón de enseñanza media, el recorrido comenzó por el pasillo principal del subterráneo, decorado con hermosas velas y música suave, siempre tomados de las manos y guiados por sus profesoras jefe. Al final, encontraron fotografías con los momentos más importantes de cada uno en nuestro colegio.

Llenos de emoción, se trasladaron hasta el primer piso, donde los esperaban los profesores y todos los estudiantes de entre 8° y 3° medio. Además de paneles con mensajes especialmente escritos para ellos por los profesores, asistentes y funcionarios; en este lugar, recibieron emotivas palabras de despedida del consejero estudiantil, Gonzalo Maragaño; de los profesores Andro Marín, Yerko Villagra y Marco Sepúlveda y del asistente, Claudio Silva. La estudiante Rosario Florín (3° medio B) hizo una hermosa interpretación de la canción “Somewhere Only We Know” de Keane, llenando de lágrimas el ambiente que ya estaba repleto de cariño y esperanza.

Y así, despedidos por todos los alumnos y profesores, entre abrazos y buenos deseos, la generación 2022 recorrió por última vez el pabellón C, en el que tanto rieron, conversaron, discutieron y también se reencontraron luego de casi dos años lejos del colegio por la pandemia. Ahora sí, se dirigieron a la última parada y, sin duda, la más emocionante: el gimnasio 1, donde escucharon por última vez su nombre en la lista del libro de clases.

SU CASA

El rector Luis Muñoz felicitó a los estudiantes que hoy vivieron su última jornada escolar en el OC y que se preparan para nuevos desafíos en educación superior. “Creo que una de las cosas importantes de esta despedida, que es tan íntima, es que ustedes sepan y recuerden que, en el interior de cada uno, hay algo que brilla, un fuego, una pasión que los hace únicos y que los guiará, los motivará y será la clave para que encuentren el camino que los llenará de felicidad y plenitud, a ustedes y a quienes les rodean”, dijo.

La autoridad recalcó que “hoy comienza un proceso de despedida para nuestros estudiantes de 4° medio que iniciarán un nuevo camino, en el que seguramente encontrarán éxitos y triunfos, pero también dificultades, tropiezos y caídas. Lo importante es que, cuando las cosas no resulten o se pongan difíciles, ustedes sepan que todo vale la pena -incluso los momentos tristes como las despedidas- y hay que ponerse de pie de nuevo, hay que poner todas las ganas y el corazón porque así todo mejora; y la vida nos sorprende con mayores alegrías y satisfacciones”.

Además precisó que “más allá de las palabras o lindas promesas, a las personas se las recuerda por sus acciones. Ustedes están dejando aquí un recuerdo que tiene relación con lo que hicieron en estos años en el OC, con los abrazos y el cariño que entregaron, con el apoyo que dieron en momentos difíciles, con la lealtad que demostraron traspasando incluso la distancia y el tiempo impuesto por la pandemia, con las celebraciones compartidas y con la generosidad y el respeto con que trataron todos los días a quienes tuvimos la suerte de conocerlos. Su colegio siempre seguirá siendo su colegio. Cuando puedan, cuando quieran, vuelvan a ésta que siempre será su casa. ¡Muchas Felicidades!”.

(Pronto publicaremos GALERÍA DE IMÁGENES COMPLETA)

También te podría gustar...